Unos días atrás leí por ahí la experiencia de Fran en uno de los famosos “ping pong show” tailandés, y cómo se había rebelado ante los precios de esta “exótica” atracción turística, viendo solo una parte de las especiales habilidades tailandesas. Pues bien, en mi caso la curiosidad fue más fuerte (y más débil mi resistencia a la intimidación local), sí pagué un trago a un precio exorbitante y me quedé a ver esta rareza. Seguir leyendo “Fui al “ping pong show” y me quedé para contarlo”

Anuncios