Moverse en Seúl

¿Se acuerdan que yo vine a estudiar a Seúl, en misión ciudadana normal y no de enviada especial en misión periodística? Bueno, en eso he estado, estudiando. Pero me haré un tiempito antes de los final exams y presentations de este term para compartirles otro tema interesante en cualquier ciudad, y por qué no, en esta: el transporte.

Si hay algo que nos gusta de oriente es la organización y planificación.

Aeropuerto – Seúl: Llegando al aeropuerto, para moverte a la ciudad, además de los clásicos taxis existen los limo-bus, buses calefaccionados y cómodos con una serie de recorridos para llevarte a distintos lugares de Seúl. Saliendo del terminal encuentras sus paraderos, con sus números de recorrido, paradas y horarios de salida. Y funcionan! Operan entre 4 am y medianoche y cuestan $10.000 wones (unos $6.000 chilenos). El trayecto desde el aeropuerto internacional de Incheon a Seúl es de una hora aprox, y si le preguntas al chofer por tu parada, te ve medio perdido y te duermes en el bus de cansancio, hasta te despiertan personalizadamente por altoparlante XD.

Metro: Cuando vienes recién llegando a Seúl, no manejas nada de coreano ni sabes cómo hacer nada aquí … el metro es tu salvación. En general todo está escrito al menos en coreano e inglés. Y además tiene un montón de sonidos característicos que poco a poco identificas con ciertas situaciones, y por los parlantes refuerzan todos los mensajes en coreano, inglés y (creo que) japonés.

En lo formal, son 9 líneas con varias estaciones de combinación que atraviesan la ciudad en todos los sentidos. Funciona desde las 5:30 am hasta la medianoche. Tiene distintas modalidades de pago:

  • Ticket-tarjeta: Al pasaje de $1.350 wones aprox se le suma $500 wones de “depósito”, que puedes recuperar devolviendo las tarjetas en una máquina especial al final de tu viaje. Estos boletos se venden también en máquinas expendedoras, donde calcula el valor de tu viaje poniendo tu estación de partida y de destino. El ticket se pasa al inicio del viaje y también al final para salir del andén, así que hay que guardarlo.
  • T-money card: Como la tarjeta bip, pero mejorada. La puedes comprar en cualquier cadena de tiendas de conveniencia (GS 25, C&U, 7 Eleven), cuesta $2.500 wones y la puedes cargar por el monto que quieras. El pasaje base con esta tarjeta cuesta $1.250 wones y al salir te puede cargar 100, 200 0 300 wones más dependiendo la distancia recorrida (recuerden que Seúl es graaaande).

Para compensar la espera, grabé algunos videos para transmitir mejor la atmósfera metro:

Hay estaciones graaaandes con hasta 10 salidas, así que olvídense de “nos juntamos en la boletería del metro”: hay que definir estación y número de salida. Hay estaciones que incluyen mini galerías comerciales, o conectan con edificios o centro comerciales, o estaciones de trasbordo en las que puedes caminar lo equivalente a dos cuadras para cambiar de línea, e incluso tienen de estas pasarelas mecánicas (tipo aeropuerto) para ayudarte en el proceso. Por supuesto, todo bien señalizado y organizado.

Hay algo que me ha gustado ene del metro de Seúl y es que tiene melodías características: una para cuando el tren viene entrando al andén, otra antes de anunciar una estación de trasbordo, las voces grabadas que anuncian las estaciones y el cierre de puertas en varios idiomas, son un toque integrador y acogedor.

Los vagones son amplios e incluyen repisas para los bultos grandes, y bloques de asientos especiales para tercera edad, minusválidos o embarazadas, que son súper respetados. Las puertas puede abrir por ambos lados, así que te indican al avisar cada estación por qué lado debes descender del vagón.

Buses: Yo diría que para moverse en bus hay que cachar un poquito más. Hay buses “nivel intermedio”, que son de color azul y más grandes, que tienen un énfasis más internacional: algunas paradas señaladas en inglés por ejemplo (principalmente las estaciones de metro). Los paraderos están divididos por grupos de recorridos y usualmente incluyen mapas de los recorridos que corresponden a cada paradero.

Las micros “nivel avanzado” son como minibuses, de color verde, que señalan dentro del bus la siguiente parada en coreano e inglés, pero generalmente están completamente en coreano: las paradas, los mapas, etc. Hacen recorridos más pequeños y específicos (Seúl es también una ciudad muy intrincada, llena de callecitas)

En estos buses puedes pagar con la T-money card o en efectivo, pero no estoy segura sobre la disponibilidad de vuelto (los choferes no tocan el dinero, es una cajita cerrada aparte donde tú depositas tu plata). A mí me gusta tomar buses porque puedes observar más a la gente y la ciudad, en horario no peak son súper cómodos y calefaccionados, igual que el metro. También debes marcar la tarjeta al subir y al bajar, para poder hacer un trasbordo sin pagar adicional.

A veces estás de suerte y hasta te toca un chofer sociable y que habla español 🙂

Taxis: Para moverse en taxi, hay que tener un poco de suerte y un poco de conocimiento. Primero, para saber qué taxi tomar: los amarillos son normales y los plateados son como “taxis pro” y te cobran más caro. Segundo, muchos taxistas entienden algo de inglés, y nuevamente las estaciones de metro como referencia funcionan casi como lenguaje universal. Pero si no te entienden, no te entienden no más y es mejor bajarse del taxi. La última opción es tener una tarjetita con la dirección a la que vas escrita en coreano, ellos la ingresan en su GPS y te llevan sin problema. Algunos tienen máquina que acepta pago con tarjeta o T-money card, pero el efectivo siempre funciona. En general no son caros: un viaje equivalente a 40 minutos en metro, pueden ser cerca de $10.000 wones la carrera.

Finalmente, si te vas a mover como peatón, la ciudad es súper segura para caminar en todo horario, incluso si eres mujer (recuerden que hay muchos cafés y restoranes abiertos 24/7, Seúl no duerme). El principal peligro son … los autos y las motos. Los semáforos y otras señales de tránsito (escasas) son casi referenciales. Si te da el verde para cruzar la calle, mira otra vez antes de cruzar por si acaso (y para llegar vivo al otro lado). Las motos se meten contra el sentido del tránsito, sobre veredas y callecitas, no respetan semáforos, nada. Si viene una hacia ti, dale el paso. Hay calles que parecen peatonales por las que de repente aparecen autos, tú solo muévete. Y hay calles que por lo estrechas y retorcidas te preguntas si cabrá un auto ahí, y te encuentras con un auto en cada sentido pasando por ese espacio y hasta busecitos verdes. No trates de entender ni reformar a los choferes coreanos, solo respétalos y dales el paso. Si quieres salir vivo de Seúl, claro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s